fbpx

Los peces pueden reconocer caras, una habilidad sorprendentemente humana

Un pez de arrecife de coral puede discriminar entre cada pez por los patrones únicos de sus rasgos faciales – al igual que nosotros.

Un cardumen de peces puede parecer un mar de rostros idénticos, pero al menos una especie no tiene problema para diferenciar a sus compañeros, e incluso extraños, afirma además una nueva investigación.

Para los ojos humanos, que no pueden ver la luz ultravioleta, la damisela Ambon (Pomacentrus Amboinensis), se muestra de color amarillo con algunos puntos.

Pero para la damisela, que puede ver longitudes de onda ultravioleta, sus compañeros de especie lucen un complejo conjunto de patrones faciales que son únicas para cada individuo.

«Estos patrones ayudan a los peces a comunicarse en secreto, sin llamar la atención de los depredadores, que como nosotros, son ciegos a la luz UV», dice el líder del experimento Ulrike Siebeck de la Universidad de Queensland, Australia.

Los científicos pudieron ver estos patrones cuando vieron al pez, nativo de los arrecifes de coral en el Océano Pacífico occidental, a través de una cámara con un filtro que bloquea todas las longitudes de onda de la luz, excepto la ultravioleta.

En los experimentos, Siebeck y sus colegas encontraron que la damisela de 3,5 pulgadas de largo (9 centímetros) puede discriminar entre las caras individuales de su propia especie y los de una especie similar, la damisela «limón».

«Me sorprendió lo bien que estos peces podían discriminar patrones faciales que son casi idénticos a mis propios ojos», dice Siebeck, que presentó sus resultados preliminares en la reciente conferencia Comportamiento 2015 celebrada en Cairns, Australia.

Face-off:

Para los experimentos, Siebeck y sus colegas entrenaron a la damisela cautiva para asociar un patrón facial en particular, por ejemplo, una banda en la frente, con un premio que era comida.

«El pez aprende rápidamente a seleccionar objetivos, con premios que son colocados en o detrás de su acuario, nadando hacia ellos», dice Siebeck. «Inicialmente utilizamos imágenes impresas y laminadas, pero recientemente se pasó a presentar los patrones faciales en un monitor de computadora situado detrás del acuario.»

Posteriormente, el equipo probó la capacidad de reconocimiento de los peces por su presentación de dos patrones: una cara familiar por las que fueron recompensados, y una nueva cara. Resulta que el pez podía discriminar a casi cualquier par de peces que el equipo le mostró.

Para crear más de un desafío de reconocimiento, el equipo transformó, o mezcló, dos o más fotografías de caras de peces para crear una serie de imágenes únicas que el pez no había visto antes, y repitió los mismos experimentos. Una vez más, el pez podía identificar las caras y superó las pruebas con gran éxito.

Ya que las damisela Ambon son animales sociales que viven en grupos, el reconocimiento facial puede ayudar a los animales a discriminar entre individuos y por lo tanto a desarrollar y mantener enlaces y conexiones.

Los investigadores sospechan que el patrón facial de un pez también puede contener información sobre su salud o condición social, pero aún no se ha puesto a prueba esta idea.

(Foto: Patrones faciales intrínsecos de cuatro damiselas Ambon individuales son capturados en imágenes que revelan longitudes de onda ultravioleta. Los humanos y los depredadores de los peces no pueden ver estos patrones.
Fotografías por Ulrike Siebeck )

Cosas de peces y humanos:

Jochen Zeil, biólogo de la Universidad Nacional de Australia en Canberra, dice que los experimentos son «un maravilloso ejemplo» de cómo los animales pueden reconocer y usar patrones.

«Sabemos muy poco acerca de la importancia de los patrones de color y brillo en el reconocimiento individual de los animales», dice Zeil, que no participó en la investigación.

«Dos de los aspectos de este experimento fueron sorprendentes: El hecho de que estos patrones son sólo sobresalientes con UV, y el detalle del fino patrón al que estos peces atienden.»

El líder del experimento Siebeck tampoco esperaba descubrir cómo la discriminación en los peces es tan similar a la manera en que la gente reconoce caras, a pesar de que los peces carecen de las partes del cerebro que en los seres humanos están asociadas con esa habilidad.

Por ejemplo, en el experimento de cambio de patrones faciales, su equipo encontró evidencia de percepción categórica en sus peces. Esto significa que los peces pueden percibir diferencias en las fotografías de aspecto similar en la misma forma que lo hacen los humanos.

«Se piensa que la percepción categórica permite que los animales puedan tomar decisiones rápidas sobre una imagen o un estímulo», dice Siebeck. «En la naturaleza, esta podría ser la decisión vital sobre si un animal que se acerca se clasifica como un depredador o un animal inofensivo.»

No se sabe cómo la damisela puede utilizar la percepción categórica sin la parte del cerebro que se conoce para procesarla.

«Muchos peces tienen patrones faciales distintivos, especialmente ante luz UV, por lo que es probable que entre otras especies pueden diferenciarse unos a otros», añade.

Traducción: Lucía Carbajal

Texto original por Mary Bates, National Geographic

¿Te sirvió esta información?

Compartila con tus amigos:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿No te queres perder las nuevas lecturas?

Completa el formulario y recibilas en tu correo

Comparte esto: